Sede de Enron (Enron Complex) en la ciudad de Houston - Crédito: Wikipedia.

Sede de Enron (Enron Complex) en la ciudad de Houston – Crédito: Wikipedia.

El escándalo de Enron es el mayor que jamás se ha producido en el mundo empresarial. Hasta que se llegó la crisis de 2008, ninguna caída fue tan grande como la de este gigante del mundo energético que empezó siendo una empresa dedicada al suministro de gas y acabó por convertirse en un emporio que lo intentó controlar todo. En noviembre de 2001, tras 15 años de éxitos, la empresa se vino abajo tras destaparse una serie de episodios de corrupción terribles.

Uno de los episodios más sonados fue el que afectó a Bombay, en la India. Allí, Enron construyó una planta energética de gran tamaño desde la que se pretendía abastecer a todo el país, pero los precios a los que tenían que hacer frente los consumidores fueron enormes debido al precio que costó a la empresa crear esa central energética, que sólo sería viable si se llegaban a una serie de acuerdos para construir un gasaducto que atravesara Afganistán. Llegó el 11-S y la guerra en aquel país, pero cuando se produjo la invasión, Enron ya se había precipitado.

Entre las cosas que provocaron su caída se encontraban determinadas maniobras que sus dirigentes efectuaron en California, en donde los precios que tenían que pagar los ciudadanos crecieron hasta límites insospechados a raíz de una serie de maquinaciones que tenían por objeto encarecer el precio de la luz. Para ello, Enron provocó algunos apagones, logró que se cerraran varias centrales energéticas, “blanqueó” energía que teóricamente el suministrador -es decir, Enron- tenía que adquirir fuera debido a la deuda y a la escasez… Detrás de aquellas maniobras había brokers, fondos de inversión y especuladores. Lo sucedido entonces no es tan diferente de lo ocurrido ahora en España. Sobre este tema hablamos en a sección Un mundo feliz de La rosa de los Vientos en Onda Cero.

Lo puedes escuchar haciendo click aquí.